No existe la zona de confort

La zona de confort es simplemente tu “zona de control de tus miedos”, o sea, una vida diseñada para huir de lo que temes, un castillo con muros lo suficientemente gruesos como para que no entre nadie a “activar” tus temores, evitando retos que te estresen y te desequilibren, una vida constreñida donde nada puede entrar a tocar tus límites internos y hacerte sentirte pequeño, débil, frágil e inseguro.

Leer más